Testimonios


Caterina Cerón Cornejo, Educadora Pedagógica:
“Al pagar mi Crédito Universitario permito que otros puedan estudiar”
Andrea Ara Quinchavil, Profesora de Pedagogía General:
“El Crédito Solidario me permitió estudiar tranquila los cinco años de mi carrera, preocupándome sólo de eso”
Daniel Ortiz Grandi, Psicólogo
“De todas maneras soy un agradecido del Crédito Solidario porque, de otra forma, no habría podido estudiar”
Sandra Peña Pavez, Contador Público y Auditor:
“Considero que pagar el Crédito Solidario es un deber moral y ético”
Paulina Bustos Albornoz, Administradora Pública:
“Si no hubiera sido por la beca y el crédito, no podría estar donde estoy ahora”
Ricardo Castillo Orellana, Ingeniero Comercial:
“La gracia es que el estudio tenga valor y requiera un esfuerzo y este sistema lo permite”

 


Carolina Jerez Henríquez, Periodista:
“Sin el Fondo Solidario es muy probable que no hubiera podido estudiar”
más...

“Cuando entré a la universidad en 1993, mis padres no tenían las condiciones económicas para pagar los 150 mil pesos mensuales que costaba la carrera de periodismo. Si bien en nuestra casa no faltaba nada y nuestra condición no era paupérrima, un arancel universitario podía descalabrar la economía familiar e impactar en el pago de la casa o la calidad de la alimentación. Entré a la Universidad de Santiago de Chile (USACH) bajo un proceso de inclusión. Estudié la enseñanza media en el Liceo 4 de Niñas de Santiago y por estar en el 10% de mejores resultados académicos, fui bonificada con un 5% de puntaje al ingreso de la carrera. Este dato fue muy importante para obtener la beca del Ministerio de Educación que cubría el 50% de mi arancel y que renové anualmente al mantener un buen rendimiento. El monto restante fue financiado por el Fondo Solidario (cerca del 35%) y por aportes mensuales de mi familia. Dadas las condiciones, sin la beca y sin el Fondo Solidario es muy probable que no hubiera podido estudiar. Por eso, la adjudicación de este crédito generó en mí una gran responsabilidad: pensé que si no lo devolvía, otro estudiante en mi condición no podría realizar sus estudios. Por ello al aceptar las condiciones para tener el préstamo del Fondo Solidario, sentí que era mi deber moral pagarlo. Así lo hice sistemáticamente durante seis años hasta que saldé toda mi deuda. Las condiciones del Fondo Solidario son mucho más favorables respecto a otros como los bancarios. Pagué toda mi deuda en pocos años, en forma proporcional a mis ingresos, sin sentir que los intereses eran abusivos. También era un consuelo saber que si a los 12 años aún tenía deuda, el Estado me la condonaba y no iba a estar endeudada eternamente”.

Grado académico

Licenciada en Comunicación Social, Universidad de Santiago de Chile.
Ocupación actual Periodista de la Sección de Gestión del Conocimiento de la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago)

Saúl Rojas Durán, Ingeniero Comercial:
“El Crédito Solidario es una forma de financiamiento que atiende la realidad social”
más...

Crecí en Rancagua junto a mi familia integrada por mi padre, funcionario municipal; mi madre, dueña de casa y mi hermano mayor. Estudié en el Liceo Comercial Diego Portales, donde me especialicé en contabilidad. El año 2006, ingresé a la carrera de Ingeniería en Información y Control de Gestión de la Universidad de Chile, siendo beneficiado con la Beca Bicentenario del Mineduc y el Crédito Solidario, además de beca de alimentación (JUNAEB). En ese minuto, el único sustento de la casa era el sueldo de mi padre, que era inferior a la mensualidad que habría tenido que pagar de no haber tenido estos beneficios. Durante los primeros años de estudio, viajaba todos los días a Santiago, tratando de ahorrar lo máximo posible porque mi hermano estudiaba paralelamente Prevención de Riesgos, también con Crédito Solidario. Por temas vocacionales, el 2008 me cambié a Ingeniería Comercial dentro de la misma universidad. Acá también obtuve 100% de cobertura del arancel, es decir, no tuve que pagar nada mientras estaba estudiando, lo que fue una gran tranquilidad para mí y para mi familia. Hoy como recién titulado y en período de gracia, aún no me corresponde pagar el Crédito. Pero por mi trabajo en el Ministerio de Educación, estoy enterado de la importancia del carácter cooperativo del Crédito. Lamentablemente muchos beneficiados hoy no lo conocen y hace falta difusión al respecto. El Crédito Solidario es una forma de financiamiento que atiende a la realidad social de los estudiantes y futuros profesionales. Como el pago es proporcional al ingreso, permite que quienes obtengan mayores salarios gracias a sus estudios retribuyan con más fuerza a la sociedad la oportunidad otorgada, y para quienes no tengan suerte en el mundo laboral, el crédito no se convertirá en una carga adicional en su vida.

Grado académico

Licenciado en Ciencias Económicas, Universidad de Chile

Ocupación actual Analista de gestión en el Departamento de Gestión, Presupuesto y Administración de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación.

 

Hans Luengo Barrozo, Ingeniero Agrónomo:
“Devolver el FSCU es responsabilidad hacia las futuras generaciones”
más...

Nací y estudié toda mi vida escolar en la provincia de Arauco, en el sur de la región del Bío Bío. En el Liceo Municipal A-50, fui un alumno promedio pero siempre atento a mi rendimiento. Al llegar a cuarto medio me interesé más en mis notas y en la agronomía. El 2004, ingresé a estudiar a la Escuela de Agronomía Universidad Católica de Temuco (UCT), dejando atrás el hogar materno e instalándome en una pieza que arrendé a una pareja de adultos mayores que llegaron a ser como mis abuelos. Como la situación de mi familia no era buena y tenía tres hermanos estudiando, no recibí aportes económicos sustanciales. El primer año estudié con Crédito Corfo y me mantuve trabajando part time. Fueron tiempos difíciles, de adaptación al nuevo medio y de nivelación de conocimientos. En segundo año, me otorgaron el Fondo Solidario que cubrió el 75% del arancel, por lo que continué trabajando y estudiando con mucho ahínco, a la par que fui dirigente estudiantil. Como nadie en mi familia había ido antes a la universidad, me sentí afortunado y responsable por estar ahí. El Crédito Solidario fue, en ese sentido, una mano tendida sin la cual no hubiera podido estudiar. Futuras generaciones merecedoras de ayuda también esperan esa mano, por eso siento gran responsabilidad en devolver los beneficios recibidos. Actualmente, trabajo en el Instituto Nacional del Estadísticas (INE) en Arauco. Gracias a un proyecto entre UCT y el Programa de Mejoramiento de la Calidad y Equidad de la Educación (Mecesup) del Mineduc, hice una pasantía de seis meses en “Agro Paris Tech”, centro de educación superior líder en recursos agrícolas y medioambiente. Me titulé el 2010 y aun no estoy en período de pago del Crédito Solidario. Voy a comenzar el próximo año un posgrado en Ciencias Agrarias en Australia, apoyado por BecasChile. Espero a mi regreso, tener la posibilidad de aportar al país y a mi provincia, en agradecimiento al fundamental apoyo que se me ha otorgado.

Grado académico

Licenciado en Agronomía, Universidad Católica de Temuco

Ocupación actual
Encargado Técnico Comunal, comuna de Arauco, Instituto Nacional de Estadísticas.



 


 


Ministerio de Educación - Teléfono +56 2 24066000 - Dirección: Av. Libertador Bernardo O'Higgins N°1371
Políticas de Privacidad | Manual de Normas Gráficas | Visualizador & Plug-ins | DS100 | HTML 5 | CSS 3 | CC